martes, 22 de septiembre de 2015

Diseño de personajes

    Un ejercicio de creación de personjes manteniendo un estilo o una coherencia en sus caracteres de tal forma de no romper con la uniformidad con los elementos que los componen. Como se puede observar, hay variaciones entre un personaje y otro pero todos están compuestos de igual forma, los ojos, bocas, narices y formas de la cabeza son las mismas formas en todos los casos o son muy parecidas.
El ejercicio constaba de dibujar una familia en este lenguaje y de diseñar más personajes, identificando que elementos usaba y manteniendo los mismos. Lo difícil en su momento fue decidir mediante unas cuántas pruebas cómo serían estos elementos..cómo haría los ojos? cómo haría las narices? y las bocas y las formas de las cabezas? Puede parecer sencillo pero no lo es tanto. Es plantearse cómo crear una forma de representar todos los objetos de un mundo para dibujarlos, ilustrando por ejemplo un libro de texto infantil. Fue difícil para mi, acostumbrado a hacer dibujos de tipo más realista, con un modelo delante por lo general, aunque fuese una foto. A su vez la dificultad de adecuar ese dibujo a una edad infantil, donde deben utilizarse formas sencillas o amables que agraden a los niños y resulten simpáticas y atractivas.
   Los elementos fueron saliendo, dejando atrás otros, y ahí se me hizo necesario buscar referencias de la vida real, por ejemplo, peinados, color de la piel, colores de pelos, vestimenta para el caso de la familia..
Así fue que salió este resultado..



   Una vez tenía esto definido, cómo iba a dibujar las personas, tocaba el turno de dibujar los ambientes o escenarios dónde los personajes se moverían diariamente. De esta forma, el ejercicio planteaba hacer unas ilustraciones concretas, con elementos concretos que debían aparecer en ese escenario.
Es un ejercicio sobre cómo sería una ilustración en el mundo editorial real de libros de texto, y es lo que se llama dibujar sobre la maqueta de la editorial. En el primer caso, se trataba de dibujar una aula, con varios elementos identificables y en determinadas situaciones, es decir, las instrucciones eran muy precisas, el libro de tal color en la mesa abierto, la tortuga saliendo de la pescera, una carpeta tal, una papelera llena debajo del escritorio, un abrigo en el suelo, etc, etc,.
El otro ejercicio era dibujar un mercado en el que también debían aparecer algunas cosas concretas, además claro de lo que hay en un mercado cualquiera. Aquí sería: dos niños hablando con el padre sobre la lista de la compra, que se viera la pescadería y la verdulería, que hubiese fuera un puesto de pan, etc, entre otras cosas.
Bueno, el resultado es este que les muestro.
Tampoco es fácil dibujar, como véis, todo lo que te pueden pedir en un espacio bastante limitado y que se entienda claramente qué es cada cosa. Por lo que todo tiene su nivel de dificultad. Claro que una vez conseguido, se siente algo así como una refrescante satisfacción...